DOCTOR EDUARDO ROMÁN.


Dario Román estaba muy ilusionado,por fin había conseguido una plaza en el hospital general Madre Sofía. Uno de los mejores hospitales de investigación de Galicia. No solo estaba contento por su plaza,si no también, por que era el hospital donde durante muchos años había trabajado su padre. Desde muy pequeño Dario soñaba con ser medico, quizás el que su padre le hubiese regalado su bata blanca vieja ,hizo que Dario se dedicara con más cariño a la medicina de investigación. Su madre le contaba desde pequeño lo apasionado que era su padre en su trabajo. Su madre siempre le había contado lo orgulloso que se sentía su padre cada vez que salvaba una vida. Presumía que tenia el mejor trabajo del mundo en el mejor hospital de investigación. Ella también trabajaba,en el mismo hospital,pero nunca la había gustado ,enfermería ,pero el poder dejar a su pequeño en la guardería de hospital mientras ella trabajaba ,era una gran ayuda. Cuando conseguían un nuevo fármaco, que mejoraría la vida de sus pacientes,su padre decía que era el mejor aliciente para levantarse al día siguiente. Pero había algo que su madre nunca le había contado con claridad,y era la muerte de su padre.

Cuando Dario le contó a su madre donde,empezaría su nuevo trabajo, ella tenia sentimientos divididos, por un lado estaba contenta por su hijo,pero por otro lado no le hacia gracia que su hijo trabajase en el hospital que había trabajado su padre. A ella nunca le había gustado ese hospital, por más cosas maravillosas que su marido contase del centro. Ella sospechaba ,que en ese hospital ocurrían cosa raras,malas vibraciones. A lo largo de los años vio como su marido cada vez se volvía más ambicioso y más agresivo. Cuando Dario preguntaba a su madre por la muerte de su padre,a ella se le hacía un nudo en la garganta, a día de hoy no sabía con claridad que le había ocurrido. Ella solo sabía que había de un,¡cariño te veo esta noche,ya me voy!,a una llamada a media noche diciéndole que su marido había muerto y que tenían que incinerar el cuerpo por que tenía algo muy contagioso y no podían correr riesgos. Carmen ,la madre de Dario nunca creyó eso de la enfermedad contagiosa. El dolor del fallecimiento y pensar que se quedaba sola con un hijo y una hipoteca,no tubo fuerzas para rebatir ese diagnostico.

Los primeros días de Dario en urgencias fueron tranquilos ,algún accidente casero,algunos pacientes con fiebre ,y algún accidente de trafico sin gravedad. Dario se había fijado que en las puertas de todo el centro, tenían un dibujo extraño. Era un símbolo formado por tres brazos en espiral que se unían en el centro, formando un triangulo,todo de color azul. En las primeras horas trabajadas pensó,¡ un dibujo algo extraño,pero le da un toque de color al hospital!, pero según fueron pasando las horas ,ese símbolo se repetía por todos lados. Las enfermeras lo llevaban gravado en el bolsillo de sus batas,algunos celadores ,lo tenían como tatuaje,e incluso había visto algún paciente rezar con un llavero con esa forma. Preguntó a una enfermera,pero esta lo miro a los ojos abiertos,y con cara enfadada,como si Dario hubiese dicho algo insultante,lo miró de arriba a bajo ,mientras se persignaba se alejo negando con cabeza y murmurando ,¡estos jóvenes,no tienen respeto por nada!.Dario siguió su jornada ,pero en rum-rum de ese símbolo no se lo sacaba de la cabeza. Con el paso de la noche ,las urgencia crecían y con ellas también la gravedad de los pacientes,pero lo que más le extrañaba,era que la enfermera que había sido tan desagradable con él cuando le pregunto por el símbolo,pegaba una pegatina a cada paciente que entraba en urgencias, con ese símbolo. Cuando Dario,le pregunto ,por que hacia eso,ella volvió a mirarlo de arriba abajo y con cara fruncida le dijo,_ ¿doctor Dario Román,y no sabe nada,valiente cobarde, los Román tendríais que estar todos enterrados?_ ¡Que quieres decir con eso! le grito Dario.

Una compañera, que pasaba por allí,lo coguio del brazo y con cariño le dijo,no le hagas caso ,la encanta enfadar a la gente. Y los dos se dirigieron a la cafetería.

Pero yo no le he echo nada a esa señora para que me trate así. Siguió murmurando Dario.

De verdad, no se lo tengas en cuenta,desde que asesinaron a su madre ,se volvió áspera y como ves aveces muy desagradable.

_ Pero bueno, ya la iras conociendo y dime,¿que tal tus primeras urgencias?

Perdona me presento, soy María Jesús, aunque todos me llaman Chus,soy la jefa de enfermería.

_ Encantado,la verdad es que bien. Pero no voy a mentirte pero tengo algo aquí dentro que me tiene muy intranquilo.

_ ¿El trisquel ,verdad? Chus sabia que ese símbolo lo tenia preocupado, como les pasaba a todos los nuevos los primeros días.

_¿ Perdona el qué? Preguntó todo desconcertado Dario.

Trisquel,el símbolo de las puertas se llama trisquel ,es el símbolo de protección más antiguo de nuestra tierra. Algunos creen que tiene poderes sanadores y un gran poder como salvador ante tragedias ,muertes y destrucción. Es uno de los más famosos símbolos celtas de esta, ¨terriña nosa.¨Pero ya sabes como funciona, todo este tema de amuletos mágicos.

_ Chus,pero ¿por que esos símbolos,en un hospital?

Ven siéntate ,voy a contarte ,lo que mucha gente quiere olvidar, otros prefieren pensar que nunca ha pasado ,y otros como la enfermera que tan desagradable fue contigo,luchan para que nadie lo olvide.

Hace un par de años, en este hospital trabajaba la doctora Sara Estebe y otro doctor...No recuerdo ahora su nombre, aunque por aquí lo bautizaron doctor Devil. Se dice que probaban medicamentos no del todo legal, con pacientes en sus últimos días de vida, lo cual los hacía sufrir, grandes dolores. Cuentan que los gritos de los pacientes moribundos agonizando, se escuchaban por todo el centro , asustado al resto de pacientes. Entonces habilitaron unas habitaciones en el sótano,para que no asustaran al resto de pacientes. Y ahí empezó todo. La doctora Estebe y el doctor Devil se obsesionaron tanto con conseguir un medicamento que evitara la muerte,que se saltaban leyes de la medicina,y ya no se conformaban con pacientes moribundos. Empezaron a decidir quien era acto para sus pruebas .Se rumoreaba,que cuando alguien investigaba sus actos o los denunciaba ,desaparecían misteriosamente. Lo que hizo temblar de miedo a todo el personal y hacer oídos sordos ante cualquier comentario. Fueron muchos los paciente que pasaron por ese sótano,y muchos más los que sufrieron tremendos dolores, aunque fueron muchos más los que murieron agotados por no soportar tanto dolor ,y otros que gritaban que los mataran ya. Pero nada de estas practicas hacían avanzar sus estudios. EL doctor Devil quería ir un paso más allá. Intento convencer a la doctora Estebe ,pero ella ya no podía con la presión ,no podía dormir por las noches,y afirmaba ver a todos los pacientes muertos en todos lados, y no quería seguir. Al doctor Devil no le gustó nada que su compañera se rindiese. Intento no mostrar ninguna mueca de enfado en su cara ,para que la doctora pensara que él estaba de acuerdo con su decisión. Nada mas lejos de la realidad,mientras la doctora hablaba ,Devil tenia delante a su nueva paciente. Chica fuerte sin problemas médicos,y lo mejor,sus familiares estaban lejos y estaban acostumbrados a que pasara grandes temporadas sin saber de ella.

_ Esta bien doctora, dijo Devil intentando poner la cara más amable y la sonrisa más falsa. Me gustaría brindar, por todos estos años, aunque no hayamos avanzado mucho. Le acercó la copa bajo el nombre de la la amistad,para él,el brindis de una nueva paciente, para ella su ultimo brindis aunque no lo supiera. Probó miles de medicamentos en ella, la hizo sufrir sin remordimiento,veía todos los días como la doctora se consumía,como su cuerpo se llenaba de llagas,ni las lagrimas de dolor e su antigua compañera ,ni los gritos pidiéndole que parara,hicieron que Devil cesara en su empeño. Al cabo de tres semana la doctora murió y el doctor Devil se deshizo del cuerpo como había echo hasta entonces con sus otros pacientes. Los quemaba, aveces hasta con un hilo de vida,o si estaba muy ocupado los arrinconaba como si se tratase de trapos sucios, para que las ratas se dieran un festín. Eran muchos los rumores de que las ratas estaban a la espera de que el doctor les hiciera una señal ,como si las tuvieran domesticadas. Tras la desaparición de la doctora Estebe ,Devil se fue quedando sin pacientes. Y eso lo hacía enfurecer,estaba extresado, agobiado, y lo peor ,convencido de que estaba apunto de conseguirlo. Ya solo le quedaba el mejor paciente para probar su ultimo invento, del que estaba seguro funcionaria. Aquel paciente no era otro que él mismo. Se administro un potente inyectable. No solo no funciono ,si no que Devil empezó a comportarse de una manera extraña. Se paseaba por las noches por la habitaciones, asustando a pacientes y trabajadores. Se escondía en los muebles ,alegando que lo estaban persiguiendo. Una de esas noche todo se complico, y casi nadie quiere hablar de esa noche. Los cirujanos que estaban de guardia esa noche eran Carmen Jiménez y Saúl Solano.¿Te dicen algo esos nombres ,Dario?

Dario estaba tan ensimismado escuchando ,que no alcanzo a pronunciar palabra y solo pudo ladear la cabeza con un gesto de negación.

Son los padres de Carmen Solano,la enfermera con la que discutiste hace un rato.

Dario cogió aire y sospechaba que la historia no mejoraría.

Chus siguió contándole:

Sabían que Devil no estaba bien y pensaban que tendría un cuadro de esquizofrenia paranoide ,o algún trastorno mental. Con buenas palabras,y gestos cariñosos, típicos de Carmen Jiménez que ademas de una excelente cirujano era la persona más dulce que te podrías encontrar nunca, convencieron a Devil para poder hacerle un escanear de rayos.

Devil empezó a desvariar,los médicos y celadores que estaban tras los cristales se asustaron,frente a ellos solo estaba Devil, pero se escuchaban voces como de tres personas. Parecían ancianos,con voz lenta y ronca con si estuvieran discutiendo a cámara lenta. Solo consiguieron escuchar,TE QUIEREN MATAR DEVIL,NO SE LO PERMITAS. No podían apartar sus ojos del cristal,era imposible escuchar nada ,solo estaba él dentro del escáner. Devil empezó a temblar ,a moverse bruscamente,tanto que la doctora Carmen apago todo y entró para sacar a Devil del escáner. Devil estaba blanco,su cara no tenia gestos ,sus ojos enrojecidos parecían que se le iban a salir de las órbitas,no pestañeaba ,se puso de pie parecía incluso mas alto ,aunque sus brazos parecían como si no tuviesen vida. Sus rodillas estaba semiflexionadas y uno de sus pies estaba torcido. Su cabeza estaba ligeramente doblada hacia la derecha con la mirada perdida. Devil no conocía a esas personas tan pequeñas que tenia delante de él. Algo en su cabeza le decía que lo querían matar. Devil dio un manotazo a la doctora Carmen que la estrello contra la cristalera y la atravesó como si fuese de papel. Devil salió de la habitación del escáner,apartando a cualquiera que se pusiera en su camino. El doctor Saúl corrió a inyectarle un potente somnífero,pero justo en ese instante Devil se giro le arranco de la mano la jeringa y éste se la clavo en el cuello. Según pasaba el tiempo la piel de Devil se decolorando ,se desquebrajaba, iba emnegreciendose por momentos y arrastraba ese pie doblado como si no tuviese movimiento,sus ojos segregaban un liquido amarillo un tanto asqueroso,que le nublaba la vista, y no lo dejaba ver bien ,eso hizo que se volviera más agresivo. Agarro un bisturí y lo utilizaba con cualquiera que se cruzara en su camino. En ese momento una enfermera de la guardería del hospital salio con un niño de unos dos años, en brazos sin saber muy bien que ocurría , al ver tal monstruo se quedo tan paralizada tanto que sus brazos se iban bajando sin darse cuenta,y el niño estaba apunto de caerse al suelo. Cuando Devil la tubo delante no lo dudó,levanto su mano con el bisturí, y de un golpe mataría a dos ,la enfermera solo abrazo al niño y cerro los ojos tapándoselos al pequeño también. Cuando Devil iba a bajar el brazo ,vio que la ropa del niño se deslizaba en su pequeña espalda ,dejando una marca a la vista. Esa marca en la pequeña espalda del niño era lo más parecido a un trisquel. A día de hoy todavía no saben bien que paso ,pero ayudo a que Devil se despistara y poder inyectarle un potente somnífero.

Hay quien dice que lo tuvieron retenido haciéndole pruebas ,para intentar curarlo ,otros hablan que el mismo se encerró en el sótano ,y que solo comía cucarachas y ratas,pero yo sinceramente creo que lo mataron haciéndole sufrir los mismo que el había echo con los pacientes del sótano,o si ,lo quiero creer yo. La cuestión es que nunca más se supo de Devil ,pero ese trisquel quedó como símbolo de protección en este hospital.

_¿Dario estas bien,?Preguntó Chus preocupada al ver a Dario pálido.

Dario solo movió la cabeza,diciendo que sí, intento levantarse, pero no podía ,se inclinó hacia delante, con un movimiento brusco,y Chus corriendo se levantó a ayudarle ,sabía que iba a vomitar, y así lo hizo.

_Lo siento muchísimo Dario, no sabia que te afectaría tanto. Se disculpada mientras le sujetaba la cabeza. Aquí estamos acostumbradas a cuentos de meigas y leyendas urbanas de miedo, de verdad que no pensé que te sentaría tan mal.

Dario cogió aire y se empezaba e recomponer.

_¡Chus! dijo Dario casi sin voz, creo que ya se como se llamaba el doctor Devil.

Chus lo miro con ojos fijos y respiración acelerada.

Dario se giró, y se levantó la camiseta por el lateral de su espalda,le enseño su marca de nacimiento. Una pequeña marca en forma de trisquel.

_¿Doctor Eduardo Román, Devil, era el Doctor Eduardo Román ,verdad ?

Chus afirmo con la cabeza.

Dario se desplomo,su corazón parecía que se había parado ,y las lagrimas se le

caían como un grifo abierto.

A su mente volvieron las palabras de Carmen Solano,(todos los Román tendríais que estar bajo tierra).

No sabia si su padre estaría vivo ,o muerto,pero en su cabeza prefería pensar en las historias que le contaba su madre de su superheroe ,doctor Eduardo Román.